viernes, 27 de abril de 2012

...DÉCIMO SEGUNDA ETAPA...Y QUÉ POCO QUEDA YA...



... Viernes 27 de Abril de 2012 ...

...Amanece nublado y, pocos minutos después de las nueve, todos de nuevo en la salida...

Hoy toca correr la penúltima etapa...Una más para añadir a las anteriores...

La última antes de la que nos llevará a todos, contigo Forrest, a la ansiada meta final...

Siempre se viven de manera especial las últimas horas cuando se afronta un duro reto...

Inevitable que se agolpen los pensamientos y las emociones...complicado abstraerse de todo ello y dormir bien...

Difícil relajarse completamente y descansar...

Pero hay que ponerse a correr, Toledo está ya muy cerca, el fin es claro y el ánimo se ha ido haciendo cada día más fuerte...

La buena compañía hace el resto, así que todos en marcha en busca de Los Yébenes...

Y su puerto...

Las fuerzas no flaquean, pero no deja de ser una incógnita como responderá, en la subida, el tocado Peroneo...

Mejor no pensar...mejor confiar en que será una cosa más que poder superar...

La llegada a su Casco Urbano lo disipa todo...

De nuevo son los niños los que se encargan de poner calidez y alegría al ambiente...
Así es fácil olvidarse de las piernas y volar...


El pueblo es una fiesta, todos los colegios en la calle, corriendo y entregando sus regalitos hechos con cariño y mucho corazón, a Forrest...

Y por si ello no fuera suficiente se une un encantador grupo de mujeres veteranas con sus monitoras, que cubren una buena distancia...


Ellas también tenían que apoyar y acompañar...porque en esta aventura todos queremos estar...

Parada en el Ayuntamiento para firmar en el libro de Visitantes Ilustres, toda una sorpresa inesperada pero totalmente merecida, porque quién más ilustre y merecedor de estar en él que alguien que pone todo su esfuerzo y corazón para ayudar a los demás...

Después, unos minutos para reponer fuerzas, y a enfilar el temido puerto, camino de Orgaz...


Aquel puerto de los desvelos, que prometía ser un duro escollo, y que por fortuna se pudo superar sin añadir a las piernas, apenas, un ápice de sufrimiento más...

No podía haber sucedido de otra manera...

La huella la tenía que dejar, en el corazón y no en el cuerpo, su maravillosa gente...

Si Con Consuegra me costó no expresar lo que sentía con Los Yébenes me pasa igual...

SIN PALABRAS...

Admirable el entusiasmo, la implicación y la calidez de la organización en vuestro recibimiento...


Digna del mayor reconocimiento la manera tan entrañable con que lo habéis preparado todo...

De nuevo queda claro quienes son y donde están LOS GRANDES...

Pensar en vuestro pueblo es volver a mi infancia...recordar a la niña feliz que fui...
A aquella "Lola pequeña" que iba a pasar la tarde con sus hermanas y sus padres...

Cuando digo Los Yébenes veo a mi madre, y aquellas jaulitas en miniatura, con una perdiz dentro, que vendían en el bar donde nos paraba a tomar una tapa de venao y una Coca-Cola mi padre...

Entonces la boca me sabe a familia y a momentos que me gusta recordar, porque fueron para mí bonitos e importantes...

Seguro que cuando Forrest os recuerde sentirá algo parecido, porque si yo tuviera que poner nombre a lo que habéis transmitido, solo podría hacerlo buscando palabras que son sinónimo de familiar y entrañable...

Cuánto cariño y calor en los detalles...

Sois maravillosos y os quiero y admiro aún más que antes...

GRACIAS por hacer de lo sencillo algo tan INMENSAMENTE GRANDE E INOLVIDABLE...

Con tan buenas sensaciones es fácil "comerse" los kilómetros que quedan para llegar a Orgaz...

Allí de nuevo la emoción de los niños y el "...Tú si que vales...", que te ha hecho tan fuerte, Forrest...

La satisfacción de una nueva meta y la certeza de que Toledo está ya en el horizonte y podremos vivir y compartir la merecida alegría de llegar...

Corre...FORREST...Corre...!!!

Que somos muchos los que te acompañaremos hasta el final...
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario