sábado, 21 de abril de 2012

...OCTAVA ETAPA...Y OTRA LARGA DISTANCIA...

... Sábado 21 de Abril de 2012 ...

...Tras la satisfacción del paso del ecuador y un pequeño salto técnico, para ajustar las distancias maratonianas, nos encontramos en Daimiel para salir un día más en pos de nuestro reto...

Y justo es decir NOS encontramos porque, por fortuna y tras las duras etapas en solitario hoy también son numerosos los corredores que se unen al Proyecto Forrest...


Buena noticia para sumarla a la de que el viento de cara no ha hecho acto de presencia, por lo que se podrá, por fin, avanzar erguidos sin sobrecargar los riñones y la espalda...

Se trata de encadenar largas distancias hasta llegar a Toledo...

Y por mucha alma de fondista que se tenga y muy preparado físicamente que se esté, la resistencia que exige la prueba ejerce sobre los corredores un enorme peso...

Carga que se hace mucho más liviana y se lleva mejor cuando se va en compañía, pero que se hace notar cuando paramos...

No hace falta ser atletas para experimentar estas sensaciones y entender lo que se siente...

La vida está llena de duras pruebas que no nos dejan otra opción que correr auténticas maratones, día tras día, y durante un tiempo que por momentos se nos hace interminable...

De esto, los que hemos tenido que luchar contra el cáncer, con quien sea y de la forma que sea, sabemos bastante...

Yo...con mi madre...

Aquellos que saben la dura batalla que estamos librando, nos animan, nos intentan reforzar en la certeza de que conseguiremos llegar al final, saboreando la alegría de haberlo logrado, y hasta nos hacen sentir que nos ven un tanto héroes y prácticamente invencibles...

Es entonces cuando pueden surgir los miedos...el temor a defraudarles...

A defraudarnos...

Y quizá nos forcemos más, y nos obliguemos a callar muchas cosas que sentimos, y a resistir y resistir, sin apenas descanso...

Por no parecer ni parecernos a nosotros mismos más débiles...por no preocuparles demasiado...

Pero correr largas distancias y desafiar a lo fuertes vientos nos acaba llevando, queramos o no, al agotamiento, si no hacemos algo...

Vamos acumulando una carga que se nos puede llegar a hacer terriblemente pesada si no la aligeramos...


Es preciso pararse a pensar un poco, aunque nos parezca que no tenemos ni un minuto para nada, y hacernos conscientes de que no podremos resistir mucho tiempo fuertes si no hacemos lo posible por suavizarla...

Buscar el desahogo al enorme sobreesfuerzo emocional que toda dura prueba requiere, hablando con quien mejor nos entienda y más fácil nos sea sincerarnos, sea a la hora que sea y cuantas veces sea necesario...

Haciendo una actividad que nos guste y nos relaje, o simplemente escribiendo para volcar en un papel todas las sensaciones que llevamos dentro, buenas y malas...

Pero sobre todo descansar...

Hacer también UNA DISCIPLINA del descanso...

No forzarnos, cuando estamos cansados, a hacer nada que no sea VERDADERAMENTE necesario...

Escuchar las llamadas de atención que nos da el cuerpo y hacerlas, en cuanto nos sea posible, caso...

Porque de no ser así, será la mente la que se encargue de hacernos parar, bloqueándonos...

Ya que el cuerpo, como nadie, está capacitado para mostrarnos hasta donde podemos llegar...

Cuando hemos de hacer una parada técnica para reiniciar el sistema antes de volver a ponernos en pie para seguir adelante...

Y no hay la menor duda de que aquellos que nos aprecian y se implican en nuestra nuestra titánica lucha como corredores de fondo, jamás se sentirán defraudados porque hagamos una pausa vital e imprescindible para recuperarnos...

Comprenderán que, sin demasiadas explicaciones, nos retiremos durante un rato, y valorarán por encima de nuestra presencia nuestro bienestar y nuestro descanso...


Tras el esfuerzo, felizmente compartido, esta vez con la sorpresa de contar en el "Pelotón Forrest" con la incorporación en Miguelturra de una joven promesa de tan solo doce años, llegada a la meta y el cálido recibimiento que, con todo el cariño en Ciudad Real, tenían preparado...

Una etapa más, y aunque acusando el enorme esfuerzo, todos contentos de que esta maravillosa ola de concienciación y solidaridad siga avanzando...

Mañana más...y si es sin viento...mejor...

Corre...Forrest...corre...!!!

Y no olvides que valoramos tanto tu esfuerzo como tu descanso...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada